CATEGORÍA COMPETITIVIDAD

Reconoce a actividades productivas responsables, generadoras de empleo; estrategias de fomento al emprendimiento y a la innovación; prácticas estratégicas que suman al turismo, la agricultura sostenible, que aprovechan las ventajas comparativas del país. También las prácticas que aportan a reducir el desempleo juvenil y los esfuerzos de simplificación de trámites personales y empresariales.

CATEGORÍA IGUALDAD DE GÉNERO

Convoca a las prácticas pública que fomentan y evidencian la no discriminación a mujeres y niñas, que son parte de la lucha contra la violencia, que son iniciativas que garanticen la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades, así como el acceso universal a los derechos y a la salud sexual y reproductiva.

CATEGORÍA EDUCACIÓN

En esta categoría participan proyectos que evitan la deserción escolar de niñas, niños y adolescentes, que fomenten una educación de calidad, y un acceso equitativo a jóvenes y adultos para una educación para el empleo y emprendimiento. Iniciativas educativas que incluyen a grupos, por tradición excluidos, y otros que permiten el acceso a las TICs.

CATEGORÍA PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

Reconoce gestiones en el ámbito público que mitiguen el cambio climático, que aumenten la producción de energías renovables, que protejan y conserven de manera sostenible, los ecosistemas: marinos, bosques, ríos, páramos. Así como gestiones que detengan la pérdida de la diversidad biológica y protejan especies amenazadas.

CATEGORÍA GESTIÓN DE RIESGOS

Busca reconocer prácticas que trabajan en la resiliencia y la sostenibilidad de las ciudades, que se plantean reducir el número de víctimas y pérdidas, causadas por posibles desastres, así como las que protegen el patrimonio cultural y natural del país, en caso de emergencia.

CATEGORÍA SALUD Y SANEAMIENTO

Premia a aquellas acciones para reducen la mortalidad materna y la de los menores de cinco años, que trabajan para poner fin a enfermedades transmisibles, a epidemias y a otras trasmitidas por el agua, medidas para alcanzar el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados. Reconoce estrategias para mejorar la calidad de agua y reducir el porcentaje de aguas residuales sin tratar e iniciativas que aseguran la nutrición de los más pequeños, así como el acceso a una alimentación sana, diversa y suficiente de todas las personas, en especial los más vulnerables.